miércoles, septiembre 20, 2017

La oración para muchos es una práctica religiosa dentro de las iglesias y propias de sacerdotes y religiosos, sin embargo el acto de agradecer en una oración puede causar bienestar en los individuos que suelen hacer una oración previa la ingesta de alimentos.

¿Por qué agradecer?

Veamos que la oración forma parte de la vida de Jesús y como tal es una practica de todo aquel creyente como se puede leer en la Biblia en un pasaje donde Jesús dice :

Mateo 6: 7 al 13

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.

Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

La oración del Padre nuestro es un modelo del cual aprendemos las razones y los conceptos de los puntos básicos de la vida diaria, por ende se comprende que los alimentos son provistos por Dios (Verso 11) el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy, representa el milagro de Dios dando su provisión diaria, la oración pues es el instrumento poderoso de agradecimiento a Dios, por su provisión diaria, por el milagro de la vida, del trabajo del dinero para comprar alimentos y de los mas importante de la existencia y del razonamiento que nos hace reconocer que existimos y vivimos gracias a Dios proveedor.

Las familias se integran más al tener un momento de agradecimiento.

El Secreto y el Bienestar

El secreto de oración está en la forma sincera honesta y desinteresada de un agradecimiento real y genuino, un reconocimiento total que podemos pensar y pronunciar una frase en algún momento del día y pronunciar “Gracias Dios por estos alimentos que pones en la mesa”, esto no es sólo un proceso espiritual sino emocional que involucra un bienestar en el alma y a los que nos rodean.

Orar es expresar con nuestras palabras lo que creemos y como lo sentimos a Dios por fe aunque no lo veamos pero si lo sintamos en cada momento de nuestra vida. La oración se convertirá sin lugar a dudas en un instrumento poderoso que nos aliviará el alma pues podemos expresar el sentimiento de orar en la mesa por aquellos que no tienen alimentos, por los familiares que no estan en la mesa por alguna enfermedad, por el talento de aquella madre que aun nos regala una preparación en casa y aun la tenemos saludable.

En conclusión excluirla de nuestra práctica diaria o no hacerla por verguenza o ante la gente sólo nos restará salud y crecimiento espiritual que es finalmente lo que sostiene el mundo.

Los niños aprenderán y serán los que mañana también enseñen a los suyos a ser agradecidos.

Print Friendly, PDF & Email

0 Comments

Leave a Comment

*

REDES SOCIALES

GOOGLE PLUS

PINTEREST

YOUTUBE

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte el gusto por la cocina por las redes sociales

Gracias por compartir nuestros contenidos!